¿El cemento o la vida?

Opina - Sociedad

2016-12-07

¿El cemento o la vida?

Hace 16 años, Enrique Peñalosa a través del  Plan de Ordenamiento Territorial, propuso urbanizar toda la zona norte de Bogotá incluyendo la reserva Thomas Van der Hammen, pero un grupo de estudiosos de la Universidad Nacional y el Ministerio del Medio Ambiente lo impidieron.

La propuesta de Enrique Peñalosa trae graves consecuencias para nuestro ecosistema. Pone en riesgo 22 mil árboles sembrados en el bosque Las Mercedes así como humedales, montañas y zonas recreativas, además le quita la posibilidad a miles de personas que viven de la sabana rural, quienes producen alimentos y divisas.

Teniendo en cuenta que estos terrenos en 2011 fueron declarados como Área de Reserva Forestal por la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR) y por ende deben protegerse y conservarse, en su administración, Gustavo Petro, aprobó el plan para la reserva que duraría 10 años y traería como consecuencia el bosque urbano más grande del mundo. Cuando todo iba por buen camino llegó el nuevo alcalde y su deseo de urbanizarla.

La Van der Hamen, llamada por el mismo alcalde como “potreros”, es el segundo gran pulmón de la ciudad después de los cerros orientales y es la última gran reserva de agua de la capital; destruirla promovería la pérdida de 100.000 hectáreas de suelos que quedan en la altiplanicie.

Debería ser inaceptable que el pavimento y el negocio predominen más que la vida, es intolerable que la Alcaldía engañe a los ciudadanos con mentiras, enredos y se burle de académicos de la talla de Germán Samper, Julio Carrizosa y Manuel Rodríguez, quienes concluyeron que el cuerpo de agua no debería urbanizarse.

El modelo neoliberal está acabando con los recursos públicos y pone al servicio de los empresarios grandes ganancias, mientras sumerge a la mayoría del pueblo a injusticias que desangran el tejido social.

Necesitamos gobernantes que piensen menos en inflar sus bolsillos y que enfoquen sus políticas en la sostenibilidad ambiental. Si bien es cierto que las reservas son susceptibles a cambios, modificarla en su totalidad como pretende esta alcaldía en pleno cambio climático, es una pugna entre el cemento y la vida. ¡No la dejemos pavimentar!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Melissa De la Hoz
Comunicadora Social de la Pontificia Universidad Javeriana, Magister en Comunicación Digital. Ganadora del Premio Simón Bolívar 2014. Melómana incansable, cinéfila, politeísta anticlerical. Es caribe.