¿Disidentes traidores?

Opina - Internacionales

2017-02-02

¿Disidentes traidores?

El Presidente Trump se esfuerza desmesuradamente por impedir a toda costa, que la comunidad internacional deje de aterrarse de sus acciones, no sólo por el hecho de haber bloqueado la entrada a los Estados Unidos a ciudadanos procedentes de Syria, Irak, Irán, Yemen, Libia, Somalia y Sudán, aunque tuvieran visas y permisos vigentes, sino por su afán de tomar decisiones apresuradas que afectan no sólo a los Estados Unidos, sino evidentemente, al mundo entero.

Trump aún no tiene su gabinete completo, lo que muestra como prematuras, sus acciones rápidas a través de sus órdenes ejecutivas, asimismo, dicha falta de organización de su equipo desemboca en lo que ayer sucedió, con la contrariación de Sally Yates, la Fiscal General de los Estados Unidos.

Lo interesante del asunto no sólo es que la Fiscal General haya decidido no respaldar la decisión del Presidente Trump de prohibir la entrada de ciudadanos de las naciones con mayoría musulmana, sino la reacción inmediata que tuvo este último, al despedirla del cargo, y anunciar a través del portavoz de la casa blanca, que Yates había traicionado a su administración por su negativa.

A las 9:pm de ayer 30 de enero, Dana J. Boente juró como nuevo Fiscal General, y 15 minutos después, la Casa Blanca anunciaba que:

“La Señorita Yates es una designada de la Administración Obama, débil en fronteras y mucho más débil en inmigración ilegal. [ … ] Esta noche, el Presidente Trump relevó a la Señorita Yates de sus deberes, y subsecuentemente nombró a Dana Boente, Fiscal del Distrito Este de Viriginia, para servir como Fiscal General Interno.”

“Ms. Yates is an Obama administration appointee who is weak on borders and very weak on illegal immigration [ … ] Tonight, President Trump relieved Ms. Yates of her duties and subsequently named Dana Boente, U.S. Attorney for the Eastern District of Virginia, to serve as Acting Attorney General”.

Muchos analistas a nivel internacional, están llamando al hecho como la Masacre del Lunes por la Noche, evocando uno de los escándalos de la Presidencia Nixon, cuando de igual forma despidió a su Fiscal General en su investigación del caso Watergate.

Pero con todo esto ¿en qué se diferencia Trump de Chávez? ¿De Castro? ¿De Maduro? ¿Acaso ya empezamos la era de la personalización de la política norteamericana? ¿Son los traidores a la administración, los escuálidos de Estados Unidos?

Imagen cortesía de: Infobae

No estamos viendo la nueva temporada de The Apprentice, presenciamos los primeros pasos de la censura política descarada en Estados Unidos, la declaración de Yates fue un símbolo de la resistencia que dentro del Gobierno de 10 días de Trump existe, y que éste no está dispuesto a tolerar.

Siendo un poco sensatos, la gallardía de Trump con su prohibición no nubló su juicio por el dinero, esto porque podemos preguntarnos por qué Arabia Saudita y Egipto no fueron incluidos en la lista, ¿habrá tenido el petróleo algo que ver?

La insensatez habrá de tener algún límite, ya sea por la mano de Trump, del Congreso Norteamericano, o de al menos, el G8, aun así, sólo estos diez días han significado un vuelco completo a las políticas estadounidenses desde el final de la disolución de la Unión Soviética y no auguran un panorama tranquilo en los próximos 4 años para occidente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Vicente Andrés Cogollo