Desarmar el discurso

Opina - Conflicto

2017-08-13

Desarmar el discurso

No hace mucho conversaba con alguien quien a la distancia se enteró que la guerra con las Farc por fin había terminado. Lo primero que tuve que decirle fue que era en serio, y que a diferencia del fallido proceso de paz en el gobierno de Pastrana, esta vez se habían entregado armas, no se había despejado al libre albedrío de la guerrilla un solo kilómetro, y que lo mejor del asunto era que el Hospital Militar había reportado el número más bajo de heridos a causa de la guerra en toda su historia.

Entendiendo su escéptica visión y condición de exiliado a causa de la arremetida guerrillera a finales de los 90, una de las conclusiones a las que llegué, es que la tarea luego de desarmar a las Farc, debe ser desarmar el discurso. Y digo esto porque sin buscarlo terminé siendo tratado de manera peyorativa por una persona que piensa distinto a mí y tiene otra perspectiva del proceso de paz como es normal y respetable, pero que aquello mismo le impidió debatir o controvertir en buenos términos y con argumentos sólidos por encima del insulto.

Para desarmar el discurso, primero se debe desarmar el corazón, y justamente aquello es lo que le ha hecho falta al colombiano promedio.

La polarización que actualmente vive el país, tiene razón de ser porque las emociones y las pasiones le pueden más a los argumentos, e incluso muchos de nuestros líderes políticos, candidatos y gobernantes se han encargado de que eso sea así. Lo hemos visto recientemente con los copartidarios del expresidente Uribe quienes agreden e insultan a diestra y siniestra, incluso él mismo, pero también del otro lado de la moneda con los llamados “amigos de la paz” autodenominados “antiuribistas” y quienes resultan actuando igual o peor a lo que tanto critican.

Hoy en día las redes sociales han remplazado los escenarios de debate y los argumentos juiciosos han sido sustituidos por 140 caracteres y cadenas de información engañosa, pendenciera y que en el peor de los casos termina incitando mucho más a la violencia y a los discursos de odio.

Nadie está obligado a pensar igual que otra persona, y mucho menos a estar de acuerdo con lo que no quiere estarlo, y aunque tampoco nadie está obligado a ser respetuoso, sí debería haber un compromiso consigo mismo para aportar un granito de arena a un país que está tratando de dejar atrás la violencia y los odios que empiezan con un grado mínimo de intolerancia.

La paz empieza por casa, en el barrio, en la escuela, y en todo ámbito en donde una persona tenga que compartir con otra, y justamente que pueda hacerlo de la mejor forma posible, aceptando y entendiendo que no todos pensamos igual, representa un valioso aporte a esa paz estable y duradera de la que se ha hablado a lo largo de este camino, pero que aún lejos está porque no hemos sido capaces de tolerar al otro aunque piense distinto. ¡Desarmemos el discurso!

 

( 1 ) Comentario

  1. Lo que hay que desarmar es a tanto grupo paraco y a los guerrillos que aún no deponen las armas…la cantinela de “desarmar el discurso” es una variante de la doctrina “pacifista”, última esta que a su vez deviene del dogma católico que nos sugiere siempre el “poner la otra mejilla”. Madure Juancho…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Juan Manuel Díaz
Comunicador Social-Periodista graduado de la Universidad del Tolima. Se ha desempeñado como asesor de comunicación estratégica, organizacional y marketing político. Es columnista y redactor de contenidos para diferentes portales web y medios de comunicación digital en Colombia.