De dar pista y que no copien

Opina - Política

2016-06-16

De dar pista y que no copien

Esta semana estuve hablando con una amiga y un amigo sobre “dar pista” (coquetear). Le di pista a una persona y no “copió” (no respondió al coqueteo).

Después de discutir con mi amiga y amigo sobre las posibles razones por las que la persona no “copió” a mi coqueteo, nos preocupamos, a veces no hemos dado pista y la persona no se entera, o cuántas veces nos han dado pista y no copiamos porque sencillamente no nos damos cuenta.

Hace años todo era más sencillo, las personas eran románticas con la política, con la lucha, con la conquista, se hacía de forma presencial. Una mirada lo decía todo. Ahora es más difícil: “- ¿será que le gusto porque marcó con un “me encanta” mi foto de perfil?… Hace tiempo le da Fav o RT a casi todos mis trinos ¿eso significará algo? O “le escribí al WhatsApp y no respondió, ya no le doy más pista”, no quiero decir que actualmente se dé pista para tener un plan romántico.

Este dilema se puede traer a Bogotá, Enrique Peñalosa y el Concejo nos están dando pista. No es el término más adecuado porque no es que nos estén coqueteando precisamente, pero si están enviando un mensaje, más claro que el mío a la persona en cuestión si es, de eso no cabe la menor duda.

A la hora de dar pista, se necesita el refuerzo de alguien que ayude a ambientar, que diga cosas buenas, como “muy interesante lo que dijo sobre tal cosa”, “se veía muy bien tal día ¿no le parece?”. Yo no lo tuve. En cambio, Peñalosa si tiene a ese cupido: el periódico El Tiempo con sus editoriales, noticias, especiales sobre cómo habitantes de calle encontraron a sus familias, para evadir el fiasco que resultó de esa intervención en el Bronx, o la permanente justificación de la venta de la ETB, para fortalecer el mensaje.

En el momento de encontrarse con esa persona a la que le quiere dar pista, la cosa se complica; en mi caso me vuelvo hermética y seria, no se me nota el interés. A Peñalosa le pasa algo diferente, envía el mensaje de que los negocios están por encima de la ciudad, pero los bogotanos no lo entienden.

Entonces ¿será que Peñalosa y yo estamos enviando el mensaje de formas no muy claras? ¿El problema será del susodicho y de la ciudadanía? Porque los mensajes no tienen mayor elaboración, uno es una manifestación de interés y el otro es “debería arder por mí”. El primero es el mío, claro.

maxresdefaultAhora, con el concejo no existe punto de comparación, ese sí que sabe cómo se debe dar pista y levanta de una. Basta ver cómo levantó a quienes se manifestaron contra la aprobación de la venta de la ETB.

Hasta el momento el susodicho no ha copiado y parece que no lo hará, y eso que le doy like a sus publicaciones, lo RT y le escribo al WhatsApp. Y en Bogotá no terminamos de entender que Peñalosa está acabando con todo a una velocidad impresionante. Claro que no se debe descartar la incómoda opción de la falta de interés del susodicho y de los capitalinos por el mensaje enviado, tal vez no sea culpa de Enrique y mía. Tal vez simplemente no les interesa saber qué está pasando o tal vez son cobardes y prefieren evadir el tema. Es el riesgo que se debe asumir a la hora de dar pista, que no copien.

Publicada el: 16 Jun de 2016

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Stephanía Pinzón
Stephanía Pinzón Hernández | @TerribleStepha Licenciada en Ciencias Sociales de la Universidad Pedagógica Nacional de Colombia, esperando el cartón de Máster en Derecho con Perfil Investigativo de la Universidad Nacional de Colombia. Estudios en comunicación política en la Universidad Complutense de Madrid. Integrante de la Revista Hekatombe.