Cuando los congresistas callan

Cuando sus financiadores están en el ojo del huracán, callan, tapan y alcahuetean. Así sea el acto más vil y reprochable del mundo.

Opina - Política

2017-10-21

Cuando los congresistas callan

Podríamos afirmar con total seguridad que el 85% de la población del departamento del Cesar tiene algo negativo que decir sobre sus actuales Congresistas, pero callan, algunos por pena moral –Su actitud apolítica los hace cómplices de todo acto negativo que recaiga sobre la comunidad, decidieron ser parte de la cuota pasiva que permite elegir corruptos. –

Otros esperan pacientes asumiendo una posición neutra; alimentada y amparada en la esperanza de entrar a hacer parte del sistema dañino, por convicción. Un aproximado al 14% tiene aún más cosas malas que decir sobre ellos, datos puntuales, pero no pueden y otros no deben porque dependen de alguna de sus estructuras politiqueras directa o indirectamente.

En el porcentaje restante quedan una serie de personajes y obviamente los protagonistas de esta idea, este selecto grupo no puede hablar, pero tampoco callar, no tienen nada malo que decir, pues, su constante es seguir engañando.

¿Cuándo callan los congresistas del departamento del Cesar?

Los congresistas callan cuando no hay mermelada de por medio, cuando no hay beneficios económicos ni burocráticos son: ciegos, sordos y mudos. Cuando sus financiadores están en el ojo del huracán, callan, tapan y alcahuetean. Así sea el acto más vil y reprochable del mundo.

Cuando mueren 16 neonatos por el suministro de medicamentos falsificados, callan; cuando salen a la luz hallazgos en obras inconclusas y de mala calidad, callan; cuando en actos de la más baja politiquería cortan recursos para el medio ambiente y cambian por cemento para destajar a gusto el jugoso ponqué de la cuota subrepticia de los contratistas ¡Callan!

Muchos por su conocido talante pintoresco aplican la de Mark Twian y mantienen la boca cerrada aun parezcan unos ridículos convidados de piedra, pero así evitan que se aclaren las dudas.

En el miserable acto del alcalde de Curumani de retirar un proyecto de aproximadamente treinta mil millones de pesos para recuperar el rio Anime, principal afluente de la Ciénaga Santa Isabel, todos callaron, Eloy Quintero, Fernando de La Peña, Ape Cuello –que supuestamente es uno de los autores intelectuales de esta nefasta decisión.- , Cristian José Moreno, que siendo de allá increíblemente guardó un silencio cómplice – Me perdonan lo de “increíblemente”   es que tengo todavía mi grado de ingenuidad.-, José Alfredo Gnecco –Novedad fuese que hablara- Todos mantuvieron un actitud similar frente a este asesinato ambiental.

Entonces queda una inquietud para resolver. ¿Cuándo hablan los congresistas del departamento del Cesar?

Su transformación parlanchina ocurre en sus cacerías oportunista de inauguración de obras, ahí los vemos con su respectiva comitiva de Áulicos para registrar la foto insignia y el infaltable sello que los identifica en sus publicaciones: “Acompañé a”, “Acompañando a” … Como dice John Bolívar Acosta “Viendo las agendas de nuestros congresistas creo que mejor que políticos deberíamos elegir Damas de compañía.”

Hablan mucho también cuando por envío de sus padrinos políticos o por iniciativa propia van en busca de mantequilla para el pan en los distintos institutos nacionales. Los ves con más bríos  que el asistente encargado del Ofrendero de la iglesia.

En el pasado debate sobre la corrupción, liderada por los congresistas Jorge Robledo y Claudia López #DerrotemosLaCorrupción, como era de esperarse nuestros representantes fueron protagonistas en los didácticos y certeros organigramas de la red corrupta que campea en el departamento, ahí sí callan y hasta huyen al debate público.

Nuestra única arma para acabar con este oscuro panorama es el voto a consciencia, que es el único que nos brinda la libertad y tranquilidad de hablar en beneficio de nuestra comunidad. En un departamento que está bajo aguas negras, muchos decidieron ponerse el vestido de baño, la invitación es para que mejor tomemos un balde y saquemos el agua putrefacta.

 

Adenda: La traición del gerente del Terminal de Valledupar a las directivas del partido ASI se veía venir, pronto lo veremos alineado en el ininteligible grupo azul moviéndose como pez en el agua; son gente de su misma calaña.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Andy Romero Calderón
Vallenato de cédula, Guacochero de nacimiento. Ingeniero de sistemas de la Universidad Popular del Cesar. Me gusta la buena crítica y política, sin caer en sus vicios y hasta donde los argumentos me dejen llegar. Amante de la buena música no de un género en específico. Todavía trato de leer y escribir. El silencio es, después de la palabra, el segundo poder del mundo.