Carta abierta al personaje “Machi Marcela” de Olímpica Estéreo

Opina - Medios

2016-05-30

Carta abierta al personaje “Machi Marcela” de Olímpica Estéreo

Esta carta no pretende constituirse en un ataque al periodismo porque sería inútil atacar a una disciplina que prácticamente no acepta críticas. Sin embargo se me puede alegar que hablo de un personaje inexistente que lo que busca es divertir y que no tiene un tinte periodístico sino más bien humorístico. A este argumento va precisamente dirigida mi carta.

Han pasado más de 50 años desde que se inició, principalmente, en Estados Unidos el movimiento público por la defensa de los derechos gays, buscando eliminar, como lo han hecho otros sucesos históricos, las libertades encadenadas. Nos ha costado, en vidas, en esfuerzo y en trabajo, salir del molde, del modelo, del estigma creado.

La Costa Caribe Colombiana tiene su propia ruta cultural, ha creado con el transcurrir del tiempo y a su manera su propia concepción social de lo que es lo gay, lo homosexual. Basta con escuchar a cuatro o cinco personas para notar que en la Costa (y hasta en un ámbito nacional) lo gay es lo vulgar, lo cómico, lo que divierte, de lo que todos ríen. He aquí el nacimiento de este personaje humorístico que no deja de tener en sí un tono político, su función es divertir, como probamente me responderán sus creadores, pero no, su función es crear sino acentuar la concepción social que se tiene de lo que lo gay es, lo que lo gay debe ser, lo que lo gay en todo momento será. Pregúntese usted lector ¿por qué este personaje no es heterosexual? Yo le respondo, porque las características de personalidad que en él se presentan tienen que ser solo expresadas por homosexuales.

No se puede seguir concibiendo en la actualidad que lo gay sea motivo de burlas y de risas o de violencia suave, porque de pronto no se comprende aún que este es un tema serio, que la gente se suicida por temas como éste, que las personas tienen crisis insuperables por temas como éste.

Imagen de: youtube.com

Imagen de: youtube.com

Y cabe destacar que el hombre sufre más que la mujer, si hablamos de homosexualidad, pues el primero es víctima de su propio sistema patriarcal junto con todas sus implicaciones. Estadísticamente podemos preguntarnos cuántos niños están siendo llamados en el colegio con este sobrenombre por sus compañeros o cuantos “Machi Marcela” traumados hay en Córdoba.

Montería empieza a verse hoy como ciudad modelo a nivel regional, sus políticas de crecimiento de las últimas administraciones están siendo observadas por ciudades en todo el territorio nacional, la Costa empieza a ser protagonista como nunca antes en el ámbito de la Nación. ¿Qué le están aportando al entorno social las organizaciones que tienen dentro de su radio de acción a una multitud de personas? ¿Acaso son responsables de la eliminación de barreras y estigmas que viven entre nosotros mismos? Más bien lo que se evidencia es la perpetuación de concepciones pasadas que cada vez tienen menos validez, porque resulta que los gays de hoy son gerentes, son senadores, también leen a Tolstoi o a Platón y también escuchan a Schubert.

Si se quiere incluir a la homosexualidad dentro de la cultura social se puede hacer, siempre desde la seriedad y desde una posición de respeto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rafael Medellín Pernett
Inquisidor.