Carta a Lio Messi

Opina - Deporte

2016-06-27

Carta a Lio Messi

“Jamás” le escribiría a un político o a un mandatario porque, muy seguramente, sería para despacharme en insultos; pero, a una estrella del fútbol, sí. Una estrella que aun cuando pareciera querer apagarse, no nació para ser fugaz: Lio Messi.

¿Cómo es eso de que va a renunciar a su selección? No hay porqué.

A Messi “sucesor” del trono por Suramérica (y el mundo, por qué no decirlo) del rey Pelé y Maradona, aún le falta brillar y lucir con garbo muchos partidos más con la orgullosa albiceleste. El fútbol lo exige. Millones seguramente, en su país, también. Millones de aficionados del planeta con certeza, “suplicarán” por ello.

Messi ha embelesado el fútbol, acicalándolo de clase, donaire y gran virtud. Messi adorna la cancha y ha sabido exaltar con extraordinaria disciplina y su característica humildad (de lejos, la mayor cualidad que enamora a sus seguidores) el espectáculo número uno del orbe: el legendario balompié.

No, Lio, no es el momento de renunciar. Lo digo con pleno convencimiento. No soy argentino; pero, ante todo, un hincha del buen fútbol. Del fútbol escrito con la mejor caligrafía y elegancia; ese mismo que usted señor, fabrica en la cancha. Del fútbol interpretado sobre las mejores partituras y extraído del mejor pentagrama. Ese que usted sabe muy bien interpretar a partir de tonadas convertidas en gambetas, “driblings”, pases fantásticos, tiros libres de ensueño, goles de antología y demás.

¿Renunciar? No Lio. Aún no. El exigente y buen fanático del fútbol universal, lo reclama. No solo el excepcional hincha gaucho. Con menos de 30 años, el mundo entero y la historia del fútbol que para usted todavía no puede cerrarse, esperan que llene muchas páginas más de consagración y progreso. De entrega y exaltación de la disciplina deportiva que más corazones pone a latir en los dos hemisferios.

No quisiera ese segmento tan copioso de la humanidad casado con el fútbol, ver de nuevo cómo un astro, se baja prematuramente del navío abandonando a su suerte la excelencia futbolera, como en pretérita oportunidad aconteció con el extraordinario Ronaldinho Gaúcho. (Hoy todavía, el insondable vacío que dejó, no se llena. Ni se llenará jamás, quizá).

Puedo entender el sentimiento de frustración, respetado Lio. El estricto y vehemente fan argentino pareciera contenerse y contentarse solo con la copa. Su nivel de exigencia seguramente lo tiene estrangulado con eso. Y no es para menos, un jugador de su octanaje, y con el combustible más disparado que nunca, querrá llegar de primero a la meta, sin que un segundo lugar tenga mérito alguno.

Pero en su caso, que ha sabido con gran destreza llevar lejos a esa Argentina que de nuevo se halla en el podio del escalafón mundial y con esa nómina de lujo que ha recuperado el lugar en el orlo extraviado por algún tiempo, ese nivel de exigencia no puede llegar a tal punto de ebullición y “flagelación”. No usted que lo ha hecho todo y hasta lo imposible, por alzar la copa con la honrosa camiseta de la selección de su país.

LionelMessilloraTerminando de hilvanar estas respetuosas y sinceras líneas, lo exhorto a reconsiderar esa decisión que anoche, me impactó escuchar y leer en los medios. Usted Lio, no ha malogrado la camiseta, ni fracasado con el equipo de su nación. Todo lo contrario, ha evitado el naufragio de su barco y la bandera que lo acompaña, una y otra vez. El segundo puesto es igual de decoroso que el primero, cuando se lucha incansablemente por alcanzar este.

Y sí, seguro no está usted habituado a los segundos puestos, pero en su debido tiempo, la historia, el destino, la naturaleza, Dios, y el Fútbol a plenitud, lo premiarán como es debido, alzando la copa vestido con el vanidoso broquel argentino. Y si no es así, será testigo el universo entero que lo entregó todo hasta el último instante para conseguirlo.

¿Dónde queda el mensaje de perseverancia y de jamás rendirse en la búsqueda del sueño anhelado, a pesar del fuego y los miles de obstáculos?

Sus millones de hinchas del mundo entero y en especial ese colosal número de quienes hasta ahora están formándose, necesitan reivindicarlo.

¡Ánimo, Lio!

Gran abrazo, desde Colombia.

Publicada el: 27 Jun de 2016

( 3 ) Comentarios

  1. Totalmente errado, déjelo que renuncie, que el orgullo propio le puede, yo vi mejores jugadores que él, Pele y Maradona, ganaron títulos mundiales, además, quiero decir esto, lio Messi solo brilla en clubes (Barza), la camiseta de su país le quedó grande.

  2. NO messi no me parece que salga de esa manera de la seleccion ARGENTINA usted es un gran jugador por algo es el mejor del mundo . Los objetivos se cumplen y ha eso hay que seguir intentando tiene mucho por delante ANIMO todo no es malo cuantos equipos quisieran estar en una final los titulos vendran pronto

  3. Bien por reconocer la labor de un deportista. Me gustaría saber su opinión sobre James, Fabra, y el retorno de Falcao.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fernando Carrillo V.
Abogado del la U. Libre de Colombia, nacido en Bogotá, amante de las letras, siervo del diccionario y discípulo de la palabra bien hilvanada, coherente e impactante. Lector asiduo y explorador nato. En mi Haber literario reposan sendas publicaciones en periódicos de consagrado renombre y participaciones exitosas en concursos de micro relatos a nivel internacional. En la actualidad soy asesor jurídico independiente y consultor en materia gramatical y de redacción, en la composición de tesis, y elaboración de documentos investigativos y textos en general.