Barranquilla libre de venezolanos

Opina - Sociedad

2017-06-15

Barranquilla libre de venezolanos

¿Ustedes recuerdan el oasis que era Barranquilla antes de la “invasión” de venezolanos? ¿Se acuerdan de esa Barranquilla sin crímenes, sin robos, sin asesinatos y sin delincuencia? ¿Se acuerdan de la Barranquilla impoluta y sin corrupción? ¿Recuerdan a la Barranquilla con pleno empleo y sin pobreza? Yo no. Quizá ustedes han vivido en otra ciudad a la que sí dañó la inmigración.

Me resulta sorprendente que, sin asomo de vergüenza, barranquilleros asuman actitudes xenofóbicas frente a la migración venezolana. Según estos ciudadanos de bien, la culpa de que nuestras cifras de criminalidad sean altas reside en que ahora en Barranquilla hay venezolanos.

Así, tan simple como culpar a otro de nuestra maldición y eludir problemas sociales que nos aquejan desde hace rato, lanzamos a otro la carga de nuestro suplicio y, de paso, los políticos se quitan de encima el problema de enfrentar la violencia con políticas estructurales y de largo plazo.

Olvidan los barranquilleros que ya en el 2009, cuando eran los colombianos los que migraban a Venezuela [1], el 87% de las personas que habitaban en esta ciudad consideraban que “se estaban presentando muchos atracos callejeros” [2]. También pasan por alto el hecho de que nuestros periodos más crudos de violencia se lo debemos al crimen organizado y el intento de control de los mercados ilegales [3], no a los ciudadanos del vecino país.

Convenientemente olvidan que la pobreza y desigualdad que vivimos termina creando círculos de violencia que a largo plazo nos afectan a todos.

No es casualidad que los mismos barrios que aparecen desde la década pasada liderando las cifras de mayor violencia, sean los mismos que hoy producen pandillas conformadas hasta por infantes [4]. Y tampoco es casualidad que estos sean los barrios con mayores cifras de pobreza [5].

Además de la violencia, aún más inaudito es que también acusen a los venezolanos de la falta de empleo en la ciudad; siendo que del 2008 al 2017 la cifra se ha reducido casi 4 puntos porcentuales (de 11,3 a 7,7) [6]; pero cualquier excusa es válida para encender la xenofobia.

Imagen cortesía de: El Heraldo

Poco a poco el discurso antivenezolano va calando en la población, y lo peligroso de esto es que, cada vez que la violencia se dispare (producto de la delincuencia COLOMBIANA, por ejemplo), los políticos utilizarán esa excusa indolente para justificar su falta de planeación, su poca sensibilidad social, y su ineptitud rampante.

En las campañas políticas les escucharemos decir “venecos”, y prometer sacar el ejército a las calles, pero seguirán sin mejorar las condiciones de pobreza y desigualdad estructural que desde hace años nos aquejan.

Le estamos dando a la clase dirigente la oportunidad perfecta para validar su torpe pasado, al tiempo que le cerramos la puerta en la cara a miles de personas que no hacen más que huir de condiciones económicas deplorables.

Hipócritas nosotros, que recibimos con alegría las remesas del pasado, y hoy atacamos y vituperamos. Ojalá que esos desmemoriados no sean mayoría, que se trate solo de una manifestación espontánea, y que quienes triunfen sean aquellos que consideran que una Barranquilla multicultural (como siempre ha sido) tiene espacio para todos, y que la articulación de mejores políticas públicas es el camino para conducir esta ciudad; no la acusación, el odio, y el desprestigio. No creo que queramos una Barranquilla libre de venezolanos.

 

____

[1] http://www.urosario.edu.co/Centro-de-Estudios-Politicos-e-Internacionales/Documentos/Analisis_coyuntura/Flujo-migratorio-de-colombianos-a-Venezuela/

[2] http://www.barranquilla.gov.co/normas/percepcion_2009.pdf

[3]http://historico.derechoshumanos.gov.co/Observatorio/Publicaciones/documents/2010/Estu_Regionales/barranquilla.pdf

[4] https://www.elheraldo.co/judicial/en-barranquilla-hay-41-pandillas-identificadas-54436

[5] http://www.banrep.gov.co/docum/Lectura_finanzas/pdf/barranquilla6.pdf

[6] https://www.elheraldo.co/barranquilla/barranquilla-santa-marta-y-cartagena-con-el-menor-desempleo-367977

 

Reynell Badillo Sarmiento
Internacionalista en formación, UniNorteño.