Así planea Uribe volver a gobernar en 2018

Opina - Política

2017-05-07

Así planea Uribe volver a gobernar en 2018

 

Si fuera posible formar una ciudad solo con personas inteligentes, la religión no sería precisa.

Polibio

El Centro Democrático realizó su convención con miras a la presidencia de 2018 en la Misión Carismática Internacional, una iglesia cristiana que recoge diezmos con datáfono y donde ya le han demostrado al Senador Álvaro Uribe que saben que es el Mesías colombiano y votan por quien él pida, así después les diga que ese delincuente lo engañó.

En su intervención Uribe dejó claro que conoce el poder de las organizaciones cristianas y laicas religiosas y que espera su apoyo para volver a gobernar y rescatar los valores de la familia que están bajo amenaza. Y si bien esto no es nada nuevo en su discurso, tras el debilitamiento de sus seguidores jóvenes e informados, que cada vez son más escasos, tiene todas sus esperanzas puestas en esa obediencia miope para votar que demostraron con el plebiscito.

Es evidente que Uribe se la está jugando toda nuevamente en esta contienda electoral para poder volver a gobernar el país, y al parecer quiere hacerlo con marionetas, porque su precandidato más serio es el que menos probabilidades tiene de resultar ganador en esa contienda interna que ya muestra grietas, porque se luchará entre seguidores que se reunieron engañados bajo diferentes mentiras e intereses.

También es notorio que para él la Presidencia es un juego de roles donde el que vive en la Casa de Nariño puede ser un mero figurante, pues poniendo a Pacho Santos como jefe de debate, concretamente no espera sacar de sus arroces en bajo el mejor candidato para el país ni el más preparado, sino el más conveniente para sus intereses mezquinos y acomodados, los cuales brillaron con la llegada a la convención de Angelino Garzón dizque a motivar una unión de la izquierda y los independientes con el uribismo cristianizado, como si Angelino  ‘Cansón’ no fuera tan repudiado por unos, como lo es por otros, o incluso por la misma derecha que no termina de creerle su conversión.

Y es más que indiscutible que eso de la democracia representativa le importa tres contenedores de heces castrochavistas, porque nuevamente irá a elecciones del Congreso por lista cerrada para seguir colando títeres útiles, que sumen en número pero no en ideas.

Así que prepárense porque veremos exponentes entre las listas del CD que nadie conoce pero que una vez con poder repetirán como loras lo que el patrón les diga y demostrarán que no se necesita criterio o inteligencia para ser candidato del uribismo, sino disciplina para aguantar sin dignidad y a base de ira irracional los caprichos de Alvarito, que siempre vienen con la enorme posibilidad de terminar enredado en algún problema legal.

Tendremos que soportar congresistas de la talla de María Fernanda Cabal, que no la votaría directamente ni el mismo Uribe, o a José Obdulio Gaviria, primohermano de Pablo Escobar, otro que tendría que rebuscarse mucho los votos para siquiera figurar en los resultados. Y todo porque la gente no es capaz de leer programas electorales y vislumbrar lo que más le conviene, para eso va a un culto a que le digan que para dejar de ser pobre debe entregarles todo su dinero obedecer fervientemente.

Fotografías cortesía de Twitter Álvaro Uribe

Volviendo a la convención, otro invitado especial que no podía faltar era el destituido Alejandro Ordóñez, quien tuvo el cinismo de decir que ‘El país no quiere que los gobiernen los terroristas ni los delincuentes, el país no quiere que se haga pedagogía con el ‘crimen sí paga’. El país no quiere que la educación esté exenta de cualquier ideología’. Como si él y sus cercanos ahí reunidos no fueran muestra viva de que la impunidad de cuello blanco es la que nos gobierna, como si hubiera un mejor ejemplo de que el crimen paga bien que la posibilidad misma de que se hubiera reunido ahí tan señalados delincuentes posando de perseguidos políticos, librecitos y jodiendo.

La presencia de Ordóñez es fundamental para llevar a cabo los deseos de Uribe de regresar al poder en 2018, porque si bien el degradado exprocurador no tiene muchos votantes, sí cuenta con influencias poderosas que son necesarias en campaña. Y en últimas que esté señalado de corrupto es lo de menos, en eso Alvarito tiene muchos consejos que darle y aunque por ahora no es precandidado del partido, todo puede ocurrir con voluntad política, y claramente ellos la tienen, el problema es para qué. Podría entonces terminar siendo candidato o una peligrosa ficha vicepresidencial.

El Centro Democrático hoy tiene 5 precandidatos presidenciales: María del Rosario Guerra, Carlos Holmes Trujillo, Iván Duque, Rafael Nieto y Paloma Valencia; pero es poco probable que sea uno de estos quien termine como candidato en las presidenciales, pues Duque siendo el mejor visto fuera de las filas uribistas terminaría de fraccionar un partido donde ya algunos lo comparan con Santos y lo peor, podría seguir su ejemplo y hacer a un lago a quien quiere seguir mandando.

Habrá que esperar a ver en qué termina el proceso legal de Óscar Iván Zuluaga y Luis Alfredo Ramos, ya que de eso depende que se sumen a la lista, y si Germán Vargas Lleras aterriza por fin con los suyos o encuentra respaldo en un partido con menos señalamientos.

Lo único que hay claro en este momento es que Uribe está lejos de retirarse de la política y lejos de estar tranquilo. No ha llegado aún el momento para que acepte que ya no tiene el poder de gobernar a su antojo y beneficio el país. Tampoco tiene en este momento la misma cantidad de seguidores, ni de alfiles en puestos estratégicos, es por esto que irá con todo en las presidenciales que se aproximan para ver si puede seguir tapando sus errores, crímenes y excesos mientras caza peleas por Twitter para que sus medios aliados hablen de eso y no de las investigaciones que reposan en su contra o de las inimaginables incoherencias que dice constantemente.

Para llegar al poder nuevamente Uribe piensa aprovecharse de los incautos que ni leen ni se informan ni les importa lo que pase con la política del país, pero que después se indignan cuando el daño es casi irreparable y su ignorancia los lleva a apoyar al mismo verdugo opresor, para que supuestamente nos salve.

Parece que su objetivo es mandar en pleno, y como no puede ser Presidente personalmente, quiere hacerlo a través de un títere de su partido y ayudar a la gobernabilidad con muchos congresistas por los que nadie votará. ¿Para qué? Seguramente para bueno; pero está en nuestros votos elegir mejores gobernantes y representantes para lo que se nos viene encima.

Para finalizar, tres interrogantes generales del expresidente que vale la pena hacerle:

  • ¿Por qué Uribe y sus hijos, que dicen no ocultar nada, todavía no nos han mostrado sus declaraciones de renta?
  • ¿Por qué no asume su responsabilidad frente a las madres de los falsos positivos?
  • ¿Por qué se opone a que las Farc ocupen curules, pero metió en su lista cerrada al exguerrillero Everth Bustamante, hoy senador del CD?

 

 

( 2 ) Comentarios

  1. todos los demócratas colombianos a lucha contra el proyecto narco-paraco-militar proyecto del centro demoníaco, inspirado en la falange española, de allí viene su nombre centro democrático.

  2. Tal vez colombia no merezca un ser tan inteligente y sobrenatural mente brillante como este periodista. Acepto que soy un gamin, un borrego, un inepto mediocre, una escoria humana, un instrumento inservible una completa mierda. Sin embargo si el señor Uribe se vuelve a lanzar yo vuelvo a votar por el. Jejejeje la razón? Me da la bendita gana. Te deseo suerte con tus editoriales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ian Schnaida
Periodista, docente, director de conlaOrejaRoja.com