Amamos a Pepe Mujica, pero odiamos la izquierda

Opina - Política

2015-11-13

Amamos a Pepe Mujica, pero odiamos la izquierda

Tremendo revuelo causó entre los colombianos de todas las esferas la visita de José ‘Pepe’ Mujica a Colombia. Normal, es un líder carismático y es, como muchos lo califican, la conciencia de Latinoamérica; pero extraña hasta los más godos le tiran flores con la mano izquierda mientras con la derecha escriben manifiestos henchidos de rencor contra Petro, Vera Grabe y hasta Navarro Wolf, porque (a) son unos mamertos, (b) unos socialistas acumuladores de riqueza, (c) unos guerrilleros insurrectos o (d) todas las anteriores.

Dirán que no hay punto de comparación; pero sí, estamos hablando de personajes que, como Pepe, tomaron las armas por una causa y en cierto momento decidieron perseguir sus fines por la vía política, y ciertos sectores del país parecen no haberles perdonado tal afrenta -salvo a Everth Bustamante que como tiró para el Centro Democrático fue rebautizado y sus pecados traspapelados-.

Y ni qué hablar de la satanización a la que tiene sometida la izquierda colombiana, porque en este país todo lo que tenga que ver con esta ideología hiede, supuestamente, a corrupción; pero no se percatan de que estamos hablando de una fuerza pequeña en medio de un estanque atestado de tiburones que ya apestan tanto que se nos hicieron paisaje, como el Partido Liberal, el Conservador, el de La U, Opción Ciudadana y ni qué decir del Centro Democrático -o el mismo “Patrón del mal”-.

Anormal que el pueblo le tenga miedo a partidos como el Polo Democrático o la Unión Patritica cuando su capacidad de acción y decisión es ínfima en comparación con quienes realmente tienen jodido y cada vez más jodido el país.

A la Senadora Claudia López sólo la dejan desahogarse en Canal Capital o Canal Uno, porque en los otros medios sólo le consultan cosas donde no pueda hacer denuncias públicas. Nada más la semana pasada hubo un “panel de análisis” sobre el Proceso de Paz con la guerrilla de las Farc en NTN24 y llevaron como especialista a Salud Hernández-Mora en dupla con el siempre “objetivo” Alfredo Rangel, y sin duda analizaron, pero con una ponzoña tan insensible frente a las víctimas que a nadie extraña si estamos hablando de los territorios de Claudia Gurissatti.

El caso es que invitaron a Claudia López para hacer contrapeso con la opinión, 15 minutos antes de que se acabara el programa y con una buena ronda de comerciales en el medio, y después de llamar mentiroso a Rangel y dejarlos a ambos bien peinaditos, se disponía a darles la estocada final y oh, se cayó el audio, sólo se veía a la Senadora López haciendo énfasis con sus manos, hasta que se fue la imagen y el presentador se disculpó por el problema en la transmisión y cerró el programa.

La oligarquía tiene miedo, pero tiene mucho poder también. Pueden acabar un político y su gobierno y colocan alcaldes, gobernadores o presidentes donde quieran; pueden alejar sus páginas, cámaras y micrófonos que alimentan la dichosa opinión pública y muchas más cosas; pero siempre existirá la posibilidad de que el mensaje deje de calar y la gente despierte, poco a poco, como parecen estarlo haciendo si nos fijamos el desplome en el raiting que está teniendo el noticiero de RCN y su franja de programación, cuando los colombianos no se echaban una cucharada de caldo a la boca sin ver y oír a Juan Eduardo Jaramillo, a Jéssica De la Peña o a Silvia Corzo.

Gran responsabilidad tienen aquí los medios y sus periodistas, que abren sus espacios sólo a aquellos que tengan tanto rencor y amaño que no puedan ver la realidad más allá de la comodidad de sus vidas, y no se enteran de que una cosa son los intereses personales y otra el ejercicio de un oficio llamado a revelar verdades y perseguir mentiras, no a ser escaparate de egos tan grandes que no piensan en información o argumentación, sino en cifras y cuentas bancarias.  

Sin embargo no podemos ser ciegos ante la realidad política del país. Hay que dejar de tirarle tantas hurras a Mujica y ponerse a aplicar más de sus conceptos, porque soñamos y soñamos con un país diferente pero seguimos eligiendo los mismos partidos políticos llenos de carroña y los mismos políticos que siguen prometiendo y metiendo el dinero público en sus bolsillos.

Tal vez algún día podamos tener un Presidente como Pepe Mujica, que es quizás el único de latinoamérica que no recibió dineros de Odebrecht.

Ojalá se acabara la pelea de izquierdas y derechas, pero no como se acabó la de Liberales y Conservadores que, salvo contados casos, se hicieron tan amigos que ya no se diferencian y delinquen por igual. Que se acabe para que el gobierno piense en el pueblo y el pueblo piense por fin en el bienestar de la Nación. Para que los periodistas dejen de venderse a ideologías tan pobres que lo único que ofrecen es dinero y empiecen a pensar en el bienestar social.  

( 6 ) Comentarios

  1. Petro no es la izquierda colombiana, mucho menos la burguesa elitista de la clara Lopez, tampoco hay que desacreditarla, pues ellos sólitos con sus actos demuestean que son tan corruptos, ineficientes y demagogos, como la contraparte que tanto critican!!! Su única arma para distraer su incompetencia, es hacerse las víctimas cuando les conviene.

    • Puede que no sea toda la izquierda colombiana, pero si ha sido quien más coherencia ha tenido con sus proclamas de justicia social,no hay que ver más que la reducción de la pobreza en Bogotá y los beneficios de su gobierno, lástima que los rolos sean una manga de desagradecidos

  2. Comparar al inepto,narciso mitómano de Petro con mujica , incluso con navarro wolf, es una blasfemia, un insulto a la inteligencia.

    • Es cierto, incluso Petro tuvo más logros sociales que Mujica. Por eso Petro es superior, pero usted seguro no conoce lo que pasa en Uruguay ni en América Latina, sólo ve lo farandulero.

  3. ReplyLeandro Quintero Pérez

    Muy acertado, en Colombia vemos como los medios privados se han convertido en prepagos políticos, vendiéndose a un sector exclusivo, satanizando al otro, además es totalmente reprochable que los medios privados colombianos sean tan doble moral, le tiran flores a “Pepe” y atacan día a día en nuestro país a la gente que piensa como él.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ian Schnaida
Periodista, docente, director de conlaOrejaRoja.com