¿Alcalde o negociante?

Opina - Política

2016-05-11

¿Alcalde o negociante?

Las clases dominantes y sus medios de comunicación -en Colombia pertenecen a los tres grupos económicos más poderosos del país- mostraron a Bogotá como una ciudad insostenible, en caos total, con inseguridad desbordada. Su mensaje central fue que la capital del país necesitaba “un buen gerente o un buen administrador” y que el mejor candidato para lograr ese objetivo era Enrique Peñalosa Londoño, quien entre sus pergaminos relucía un “doctorado” en Administración Pública de la Universidad de París, del cual nos enteramos recientemente que resultó ser falso. Ver link

A pesar de que la alcaldía aduce que fue error, se puede constatar que ha persistido un sistemático engaño de Peñalosa con su falso doctorado durante más de 30 años. Ver Video

Con el paso de los días y en tan solo cuatro meses de administración, muchos de quienes votaron por un “buen gerente”, hoy quieren tener un buen alcalde.

Aunque las oligarquías necesitan tener alguien que administre sus negocios y vele por sus intereses particulares, Bogotá necesita un gobernante, que en representación del pueblo desarrolle políticas públicas en favor de todos sus habitantes.

Con Enrique Peñalosa en la Alcaldía de Bogotá, Alberto Ríos Velilla seguramente recuperará la totalidad del jugoso negocio de las basuras, Ríos Velilla es uno de los  patrocinadores de la campaña del actual alcalde y de las campañas políticas de Germán Vargas Lleras; y los hijos de Álvaro Uribe recuperarán el dominio del negocio del reciclaje. Ver link

La familia Ríos Velilla es socia de TransMilenio junto con la familia de Peñalosa, y además, tiene a su cargo el contrato para el recaudo del Sistema Integrado de Transporte Público de Bogotá (SITP). Adicionalmente, son muchas las razones para creer que Peñalosa fue quien trajo los Nule a Bogotá, por ejemplo, la secretaria de su primera administración y gerente de sus campañas políticas Luz Zoraida Rozo Barragán y su esposo Álvaro Cruz se encuentran detenidos por implicaciones en el cartel de Contratación de Bogotá. Ver link

Entonces, ¿Con Peñalosa regresa el cartel de contratación a Bogotá de la mano de Vargas Lleras? Por lo pronto ya podemos ver que las empresas Castro Tcherassi y Equipo Universal, a las cuales durante la primera alcaldía de Peñalosa se les adjudicaron contratos por $45 mil millones para construir dos tramos de la troncal de TransMilenio por la avenida Caracas (famosa obra que en el año 2002, cuando no había cumplido un año de inaugurada, se comenzaron a romper las losas) hoy, catorce años después del escándalo, volverán a hacer parte de los contratos de las obras de Bogotá. Ver link

Acudiendo a su ya conocida obstinación y su deficiencia argumentativa, el alcalde Enrique Peñalosa quiere construir parte de TransMilenio subterráneo por la Carrera 7ma., mientras desecha el metro subterráneo con estudios y financiación aprobados por la administración de Gustavo Petro y el Gobierno Nacional. El metro elevado necesita de nuevos y costosos estudios que postergarían indefinidamente su construcción. Además, es importante tener en cuenta la complejidad de los suelos sobre los que se levanta Bogotá y el alto riesgo sismográfico que presenta, muy parecido al de Ecuador; y adicionalmente, la contaminación visual y auditiva que traería consigo. Ver link: “Metro elevado podría salir más caro” 

Olvidándose que fue elegido alcalde de Bogotá, Peñalosa pretende desarrollar vías y proyectos de vivienda en el municipio de Mosquera, buscando beneficiar a los hijos de Álvaro Uribe y su Zona Franca de Occidente. Ver video

Por otra parte, otros de los principales patrocinadores de la campaña a la alcaldía de Enrique Peñalosa fueron los constructores agremiados en Camacol, quienes con su poder económico y el apoyo de los medios de comunicación, a su servicio, buscan hacer su gran negocio cambiando la destinación del suelo para urbanizar la Reserva Thomas van der Hammen, lo cual aumentaría en forma exorbitante el valor de los predios urbanizables. Ver video

Además de lo anterior, el Secretario de Medio Ambiente de la actual administración de Bogotá, Francisco Cruz Parada tiene investigaciones abiertas en la Fiscalía, la Procuraduría y la Contraloría por detrimento patrimonial cercano a $50 mil millones y el Secretario de Planeación Andrés Ortiz Gómez, dueño de Contexto Urbano y accionista de Conconcreto, es propietario de terrenos en la Reserva Thomas van der Hammen.

Imagen cortesía de: thecitypaperbogota.com

Imagen cortesía de: thecitypaperbogota.com

Por su parte, la actual gerente de la Empresa de Energía de Bogotá Gloria Astrid Álvarez Hernández, quien reemplazó a la detenida Luz Zoraida Rozo Barragán en la gerencia de la pasada campaña de Peñalosa a la alcaldía, fue demandada por detrimento patrimonial superior a $15 mil millones, en calidad de representante legal de la firma Baliza SAS, según Sintraemcali. Gloria Astrid, ha sido señalada de tener nexos con el paramilitarismo y es propietaria de un predio en la Reserva van der Hammen. Los propietarios de los predios de la reserva compraron a $30 mil el m2 y venderán a $1 millón el m2. Ver Link

En el despropósito de urbanizar la Reserva Thomas van der Hammen la actual administración de la capital del país está empeñada en desconocer los 51 estudios de investigación realizados por expertos, profesores y científicos que demuestran por qué se debe mantener la reserva. Exposición del Profesor Miguel Gonzalo Andrade Correa. Ver video

Hay que tener en cuenta que en la primera alcaldía de Peñalosa a solicitud de Luis Eduardo Gutiérrez, esposo de la hermana de la esposa de Gustavo Petro; Maria Josefa “Pepa” Campos de Holguín, William César Moreno Romero y Cafam, cambió la destinación del suelo de la Hacienda Fontanar, sector suroccidental del Humedal de la Conejera. El cerro y el humedal de la Conejera están ubicados en el borde de la Reserva Thomas van der Hammen. Ver Decreto 052 de 1999

Dentro de su lógica neoliberal, basada en el enriquecimiento de unos cuantos a costa del desempleo, la pobreza y la miseria de la gran mayoría del pueblo, el equipo de gobierno de la actual administración Distrital, con varios secretarios y gerentes implicados en casos de corrupción y paramilitarismo, han venido desmontando los exitosos programas sociales de los últimos años, que redujeron en forma sustancial la desigualdad social, la discriminación y la segregación en Bogotá, sumado esto al desmonte de subsidios y el aumento desmesurado del valor del servicio del transporte público, serán una bomba de tiempo que regresarán a la pobreza y la miseria a muchas personas en la capital del país.

Peñalosa recibió la red pública de hospitales saneada por la anterior alcaldía de Bogotá. Debido al cambio de modelo que está implementando la actual administración -un modelo de salud que enferma- el cual comenzó con reducción del 40% del presupuesto, buscando privatizar la salud, los hospitales de la capital se encuentran actualmente en una crisis total, sin medicamentos, sin alimentación y sin insumos: Ver video

El Secretario de Salud de la actual administración de la capital, Luis Gonzalo Morales Sánchez, fue miembro de la Junta Directiva de Caprecom, en donde 3 mil empleados fueron estafados en cerca de medio billón de pesos; y fue investigado por fraude en subsidios de salud, detrimento patrimonial de $1.728 millones, en calidad de Secretario de Salud en la primera alcaldía de Peñalosa. Ver link  

Sobre la suspensión de los contratos de las ambulancias, que ha causado varios muertos en un cuantos días, el responsable de la crisis de la salud en Bogotá Luis Gonzalo Morales, dice: “Desde ahora particulares tendrán que contratar sus ambulancias”, “Seguro habrá más casos de muertes por no despachar ambulancias” y Enrique Peñalosa complementa las declaraciones diciendo: “En todas las ciudades el mundo se mueren pacientes esperando ambulancias”. Con Peñalosa la salud también es un negocio: “Hasta $220 mil tendrían que pagar quienes necesiten una ambulancia en Bogotá”. Ver video

Es inconcebible que la administración Distrital esté usando el Hospital San Juan de Dios -una institución para salvar vidas-  como parqueadero de tanquetas del ESMAD, un instrumento para reprimir al pueblo, causante de graves lesiones y hasta muertes en la capital y en todo el país.

Terminando de redactar este escrito se conoce la noticia de la muerte de un bebé en el hospital de Kennedy, esperando cupo en unidad de cuidados intensivos. En este hospital fue donde hace algunos días Peñalosa anunció que mejoraría el servicio recortando recursos.

El desmonte del exitoso programa salud a su casa (Territorios Saludables); la significativa reducción de profesores, la cantidad y calidad de alimentos en los jardines, en las escuelas y colegios; el desmejoramiento del servicio de la ETB con el fin de venderla, para este propósito Peñalosa incluyó a su primo Emilio José Archila Peñalosa en junta directiva de la ETB y de otras entidades del Distrito que pretende privatizar; la suspensión de la construcción de la sede de la Filarmónica; la pretensión de reducir a un solo evento los festivales de Jazz, Rock y Salsa al Parque; el cierre de los CAMAD y de los comedores para habitantes de calle, entre otros. Representa todo esto un grave retroceso social, con un solo propósito: “Hacer más troncales para TransMilenio”.

Anuncia la administración Peñalosa que el dinero de la venta de la ETB, será destinado así: El 94.5% = $3.6 billones, para troncales de TransMilenio; y el restante 5.5% = $211.000 millones, para educación. Sin tener en cuenta que las ganancias de la ETB entre el 2014 y el 2015 fueron de $1 billón, y desde hace varios años la empresa le aporta un significativo presupuesto a la Universidad Distrital.

La represión parece ser la consigna de la actual administración, en los primeros 120 días de gobierno de Peñalosa “pasamos de la Bogotá Humana a la Bogotá del ESMAD”, lo cual ha dejado varias personas seriamente lesionadas. Uno de los casos de cinismo descarado más criticados por la comunidad fue haber llevado una tanqueta del ESMAD, símbolo de la brutalidad policial, a la Feria Internacional del Libro de Bogotá (FILBo). Ver video

En conclusión, no es necesario tener un doctorado para ser alcalde de Bogotá, pero si es necesario tener credibilidad. No se puede andar por más de 30 años engañando a la opinión pública y a los electores sin que haya una responsabilidad, por lo menos, ética y moral. Para ser político y ocupar cargos de elección popular es necesario tener vocación de servicio y dejar a un lado la ambición del negociante.  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Santiago Carrascal
Coordinador de Bienestar Universitario, presidente del Sindicato de Trabajadores y Empleados de la Universidad Francisco de Paula Santander-Ocaña, entre 1982 y 1989. Estudió Contaduría General, es comerciante y vive en Bogotá desde julio de 1989. Interesado en temas nacionales e internacionales. -En un mundo de mentiras decir la verdad es un acto revolucionario-. George Orwell.