A convencer a los indecisos

Opina - Conflicto

2016-09-15

A convencer a los indecisos

Lo siguen haciendo mal. No puede ser que la estrategia de los promotores del SÍ en el plebiscito sea dedicarse a intentar convertir a los opositores para que apoyen los acuerdos de La Habana. Qué habrá que hacer para que entiendan que el NO de los uribistas ya está asegurado, no existe nada que pueda modificar su fe ciega, y ahí están perdiendo tiempo valioso.

Tampoco puede ser que otra parte de la campaña ocupe todos sus esfuerzos en convencer a los convencidos. No hay que ser un genio para darse cuenta que existe un sector de la población que tampoco cambiará su SÍ por nada del mundo.

La más reciente encuesta de Datexco, indica que el 11% de los consultados aún no ha tomado su decisión de voto y el 7% ni siquiera piensa salir a las urnas. Si se comparan los resultados del mismo sondeo una semana después de anunciar el acuerdo final en Cuba, las cifras de indecisos en vez de disminuir aumentan significativamente.

Eso lo único que demuestra es que ambas campañas están mal planteadas: la del NO continúa por todo el país repartiendo miedos y mentiras infundadas que dejan al descubierto su oposición de papel, que si estuviera sustentada en verdaderas preocupaciones, no tendría que hacer uso constante de un sinfín de falacias para defenderla.

Y la del SÍ, que está más preocupada por romper los mitos del uribismo que en hacer pedagogía sobre las ventajas que le trae la desmovilización de las Farc al país. Un claro ejemplo de esto es que sus defensores continúan insistiendo en que los colombianos debemos leer el documento de 297 páginas antes de votar. ¿Y para qué?

Imagen cortesía de: votodigital.wordpress.com

Imagen cortesía de: votodigital.wordpress.com

Me sumo a la petición del columnista Héctor Riveros: no lean el acuerdo. Está lleno de términos incomprensibles para el ciudadano de a píe. Además de innecesario,  allí los ciudadanos solo van a encontrar los populares “sapos” que nos tenemos que tragar,  pero no los beneficios que como sociedad recibiremos tras el fin de una confrontación armada de más de 50 años. Señores, con su recomendación se están pegando un tiro en el pie.

Hay que dejarles claro a los colombianos que en la naturaleza de cualquier acuerdo está que las dos partes tengan que ceder a cambio de unas bondades que favorezcan el interés colectivo. Que de llegar a ganar el SÍ, tan solo estaríamos dando el primer paso para lograr una paz estable y duradera,  pero que si gana el NO, tampoco significa que vaya a existir una renegociación, y que de presentarse, no concluiría con cárcel para los cabecillas de las Farc, pues esto no va a suceder jamás por la vía del diálogo.

Lo que estamos viviendo hoy es histórico, y queda muy poco tiempo para que sea la misma ciudadanía la que con sus preguntas y disertaciones se apodere del debate público que hoy está plagado de intereses personales.

 

Adenda: El referendo promovido por la senadora Viviane Morales que aprobará el Congreso, y que busca someter a votación popular que las parejas del mismo sexo, los solteros, los divorciados y los viudos no puedan adoptar, no lo dejará pasar la Corte por inconstitucional y ella lo sabe. Lo único que pretende es revivir la carrera política de su esposo y mantener la suya vigente a punta de las firmas de dos millones de colombianos que creen tener claro el concepto de familia.

( 1 ) Comentario

  1. Muy de acuerdo en muchas cosas del escrito. La unica contra es pretender encasillar el voto del NO como posesion indefectible del uribismo, lo cual es falso. Muchisimos colombianos estamos convencidos de que el NO es una postura en contra de los acuerdos. Solo eso. Nada que ver con ser o no uribista. Mi ejemplo vote siempre por Alvaro Uribe y lo haria siempre, pero cuando pidieron el voto por santos gire y dije no. Siempre me parecio el muñeco diabolico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Keving Garavito
Comunicador social en proceso. Columnista de opinión y analista político amateur. Defensor del periodismo independiente y la libertad de pensamiento.