207 años de una falsa independencia

Opina - Sociedad

2017-07-20

207 años de una falsa independencia

Hoy 20 de julio, celebramos nuestra independencia, nuestra soberanía como país. Gracias a un evento “fortuito” como lo fue el Florero de Llorente, dejamos de estar bajo el dominio de España, país que nos gobernó por varios siglos después del descubrimiento de América en 1492.

Pero bueno, no voy a hablar de esos eventos, los cuales, creo que todos aprendimos por allá en la básica primaria y que algunos, reforzamos gracias a nuestros estudios universitarios.

De lo que sí quiero hablar, es de nuestra falsa independencia. Aquella que no se nos ha sido donada, o mejor aún, esa que ha sido robada, sin que nosotros como colombianos hagamos algo por cambiar dicha situación.

Los colombianos no somos soberanos, ni libres. No lo somos, porque nuestros gobernantes saquean, roban, sustraen el erario de la Nación para bien propio, olvidando el bien de la población en general. Debido a dicha situación y gracias a nuestros dirigentes, en el año 2016 el país obtuvo 37 puntos en el índice de percepción de la Corrupción según Transparencia Internacional y el puesto 90 del ranking de percepción de corrupción formado por 176 países.

De igual modo, es difícil creer que una Nación es libre cuando el Estado es abandonante, negligente y no presta la atención necesaria a las situaciones sociales, educativas, culturales y legales de la población.

Una nación no puede considerarse soberana cuando hay desigualdades sociales extremadamente marcadas creando con esto ciudadanos de primera y de segunda clase.

Así mismo, los colombianos no podemos considerarnos soberanos sabiendo que ciertos de nuestros políticos pretenden crear o formular leyes de la mano de la Biblia, olvidando que Colombia es un país laico y que este es regido por la Constitución de 1991.

Nos falta mucho para considerarnos libres y soberanos. Nos falta, porque no hemos podido liberarnos de males peores de los que tuvo la Colombia de 1810. Por ejemplo, un país no puede decirse libre, si un expresidente enfermo y viudo de poder, quiere (a como dé lugar) retornar a donde ya no puede y debido a esto, busca cualquier medio por desestabilizar una patria frágil y falta de carácter.

Un país no es soberano, si los periodistas y los medios de comunicación son amenazados y violentados por grupos ciertos grupos solo porque se atreven a denunciar o a divulgar información no conveniente para algunos.

No, los colombianos no somos libres. Nos falta independizarnos de una clase política enferma y putrefacta. Nos falta independizarnos de la corrupción de lo público y de lo privado. Es necesario comenzar a cambiar el “chip” adquirido, el cual nos ha hecho creer que poder es sinónimo de abuso, de esclavitud y de sometimiento. Nos hace falta ser más sabios a la hora de elegir nuestros políticos y nuestros dirigentes. Nos falta madurar electoralmente, para así dejar de votar por el que diga X o Y o por el que nos da un billetico, un mercado o un plato de comida.

Si cambiamos nuestras acciones políticas y le exigimos a quienes nos dirigen que hagan bien su trabajo, algún día podremos ser un país libre y ordenado como reza la insignia de nuestro escudo. Si por el contrario, continuamos en la misma vía, tendremos otros 207 años (o más, no lo sabemos) de subordinación, tal vez peor que la vivida antes de 1810.

Como colombianos aún estamos a tiempo de formar una buena nación, cambiarla depende de todos.
¡Feliz día de nuestra (falsa) independencia!, a pesar de todo, somos felices de ser colombianos.

 

Natalia Arango
Inmigrante. Leer, escribir y contemplar la naturaleza en sus diversas expresiones son mis pasiones. Tengo un DESS en Administración Social y soy estudiante de maestría en Trabajo Social. Montréal, Canadá.